Buena noticia para los Familias Empresarias: la inclusión del Protocolo Familiar en los estatutos societarios

Comienza el nuevo curso con una buena noticia para las familias empresarias que creen en la eficacia del Protocolo Familiar como instrumento de gestión para liderar el relevo generacional en la Empresa y en la Familia. Este verano, se ha resuelto favorablemente sobre la posibilidad de incluir en los estatutos sociales, como prestación accesoria, el cumplimiento de un protocolo familiar previamente elevado a escritura pública.

A menudo, los herederos me plantean ¿Qué pasa si mi padre, mi hermano o algún miembro de la familia no cumple con lo pactado en el Protocolo Familiar que hemos firmado?

Cuando acompaño a familias empresarias en la preparación y posterior elaboración del Protocolo Familiar, una de las dudas que más les surge a los miembros de la familia es sobre la validez del mismo. Hasta ahora, el Protocolo Familiar presenta ciertas limitaciones sobre su cumplimiento debido, entre otras cuestiones, a la voluntariedad de su elaboración y la falta de consecuencias contractuales que obliguen a respetar los acuerdos alcanzados, y es que como les sugiero en nuestras reuniones, los “Pactos de Sangre” dejan de tener validez cuando no existen consecuencias jurídicas.

La eficacia sobre los pactos reflejados en el Protocolo Familiar, hace plantearse a los sucesores sobre la necesidad de tener o no un Protocolo Familiar, ya que carece de regulación legal específica para las exigencias que obligue a su cumplimiento. No obstante, he tenido casos de familias empresarias que no han necesitado de la elaboración de un Protocolo Familiar para cumplir con el sueño de Empresa Familiar y, por el contrario, otras familias que ni con el mejor de los Protocolos Familiares son capaces de mantener una armonía de la familia en la empresa. Sin embargo, a pesar de la buena voluntad y el buen juicio de las familias empresarias con las que trabajo, ninguna escapa a la aparición de problemas y conflictos futuros. Más tarde o más temprano, llegarán. Ya sean causas propias o ajenas, el cambio impondrá su ley, activando la discrepancia en la interpretación de la realidad.

Fuente > Resolución de la Dirección General de Registros del Notariado de 26 de junio de 2018; https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-9615