Capital Humano

La gestión del Capital Humano y la capacidad de liderazgo son factores claves para la excelencia de la Empresa Familiar. Afrontar con éxito este reto es un desafío familiar y de todos las personas que necesitan desarrollar sus competencias de liderazgo. La profesionalización de la Empresa Familiar exige una responsabilidad sobre la gestión del talento con soluciones individuales para cada persona.

La Empresa Familiar se enfrenta ante un nuevo reto de gestionar el capital humano, reclutando, seleccionando, empleando y reteniendo al personal más cualificado y capacitado de manera que las personas estén en la posición donde sus habilidades sean óptimamente utilizadas.

El nuevo Plan Estratégico de la Empresa Familiar debe comprender los mecanismos que comprende el Capital Humano de la organización. La necesidad de planificar el desarrollo de las personas en el dinamismo de la Empresa Familiar es y debe ser visto como una inversión a futuro.

Una buena gestión del talento es importante porque:

  • Es más barato para una empresa retener alguno de sus activos más valiosos que realizar una nueva contratación.
  • Se adquiere en menor tiempo la productividad adecuada para el puesto de trabajo.
  • Las personas se integran mejor y en menor tiempo con la cultura de la empresa.
  • Las personas conocen y participan directamente de la estrategia de la empresa.
  • Disminuye los costes por pérdida de empleados cualificados.
  • Disminuye y evita la perdida de conocimientos.
  • Permite la redistribución de funciones.
  • Se obtiene una mayor capacitación de los empleados.
  • Evita ciclos de baja productividad y/o la ralentización de los equipos de trabajo.
  • Evita costes de ineficiencias por la incertidumbre que causan los cambios.

Para el éxito futuro de la Empresa Familiar es indispensable alinear el desarrollo de las personas con los valores y los objetivos del Plan Estratégico de la organización. Por ello, una excelente gestión del talento pasa por implementar un Sistema de Mejora Continua que permita la gestión del conocimiento a través de:

1. MODELO DE GESTIÓN POR COMPETENCIAS.

2. PLAN DE FORMACIÓN.

3. MODELO DE RETRIBUCIÓN SALARIAL.

4. EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO.

5. CLIMA LABORAL.