TODOS LOS BESOS POSIBLES… !!!

Corría el año 2010 cuando una brisa, de un portazo, cerró la ventana de mi habitación. Sesenta segundos para que mi corazón infectara de soledad el oxígeno de los pulmones que me dan la libertad. Aquella primavera, Arthur Schopenhauer me enseñó que “la soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”.

En marzo de 2020, una brisa llamada #Covid19 ha cerrado la ventana de muchas familias que con dolor sufren la llamada del silencio. El viento ha dejado de soplar cortando de raíz la llave de la vida. La soledad, una inyección letal invisible que muchos están sufriendo.

¡Hoy! siete de abril de 2020, ese silencio de levante ventila el alma de la humanidad, provocando que muchos de nosotros busquemos en estos días de confinamiento el sentido de la vida.

Gracias brisa19 por abrir el cajón de los recuerdos,
por ser la llave que está abriendo los corazones de la gente,
por hacer sentir a nuestra manera,
por preguntarnos el sentido de la vida,
por recordarnos que estamos vivos,
por reunirnos en nuestras casas,
y sobre todo,
por señalar la ruta de nuestro próximo destino.

Y en este barquito de vela espero que el viento vuelva a besar,
y que el cielo, testigo de todos los aplausos posibles, pueda abrazar.

¡Hoy! siete de abril de 2020, el sol ventila el alma de la humanidad. Los abrazos y los besos son notas de color. El mejor respirador, el amor.

“Que hoy no te he llamado,
Pero es que se me ha pasado… ” estaba escribiendo estas líneas.

Gracias porque “el silencio sabe a ti”

¡Hoy! Todos los besos posibles.
¡Hoy! Estáis irressitibles.

#Yomequedoencasa